Seguidores

miércoles, 29 de mayo de 2013

Día del Ejército Argentino


Puede decirse, no obstante la leyenda del escudo, que fue el Ejército Argentino quien gestó a la Patria cuando se formaron los Tercios de Voluntarios Urbanos de infantería, caballería y artillería para rechazar al invasor inglés y aún antes, en los solitarios puestos de frontera custodiados por los Blandengues.

Recreación de las Invasiones Inglesas, nacimiento del Ejército y gestación de la Patria
A los batallones existentes provenientes de aquellos Tercios, el 29 de mayo de 1810 el Primer Gobierno Patrio los elevó a regimientos.
"Los Batallones Militares existentes se elevarán a regimiento con la fuerza efectiva de 1.116 plazas, reservado la Junta proveer separadamente sobre el arreglo de la caballería y artillería volante.
Queda publicada de este día una rigurosa leva en que serán comprendidos todos los vagos y hombres sin ocupación desde los 18 hasta los 40 años. Volverán al Servicio Activo todos los rebajados que actualmente no estuvieron ejerciendo algún arte mecánico o servicio público."
Y fue debido a este decreto de la Primera Junta, que se ha instituido el 29 de mayo como Día del Ejército Argentino.
Agrupación banderas de los cuerpos de :
Artilleros de Iriarte, Húsares de Pueyrredón , Blandengues ,
Tercio de Montañeses, Regimiento de Patricios 
Celebración del día del Ejército Argentino
Ahondando en el pasado
Es posible remontarse aún más atrás en la historia de estas tierras para encontrarnos con los Blandengues. Esta unidad, estaba en principio desplegada en la frontera del virreinato y tenia como misión principal contener los continuos ataques de los indios pampas, que en su intrepidez llegaron hasta cuatro leguas de la capital. El de Blandengues fue un cuerpo militar que supo adaptarse a las durísimas condiciones del desierto y fue capaz de combatir a su habitante con sus propias armas. 
Fracción del Regimiento de Blandengues luciendo su uniforme histórico
Los Blandengues fueron organizados por las siguientes compañías:
La Valerosa, constituida el 16 de abril de 1752 mando del capitán José de Zárate y del alférez Tiburcio Corro, en el paraje Laguna Brava a 7 leguas de la Villa de Luján, en donde en 1754 se situó la Guardia de Luján, que en 1780 fue trasladada para formar la actual ciudad de Mercedes. Integraban inicialmente la compañía: capitán, alférez, 2 sargentos (1° y 2°), 4 cabos y 46 soldados, que sentaron plaza por 4 años.
La Invencible quedó constituida el 21 de junio de 1752 al mando del capitán Isidro Troncoso y del alférez José Maciel, en el Fortín de San Antonio del Salto de los Arrecifes (Fortín de Salto). Trasladado en 1796 para evitar inundaciones. Hacia 1770 contaba con un cañón de a 4 sin cureña.
La Atrevida, quedó constituida el 8 de septiembre de 1752 al mando del capitán Juan Blas Gago en la laguna de los Lobos, pero luego de un ataque indígena fue situada en el Fortín de El Zanjón (pago de Magdalena, actual Partido de Brandsen). Al ser trasladada a las inmediaciones de la laguna de Chascomús fue denominada Conquistadora.
El soldado que nutrió las filas de los Blandengues, era el gaucho, insuperable en cuanto a instinto, manejo del caballo, astucia y resistencia, armas fundamentales en la inmensidad de la pampa. Es allí donde debemos ir a buscar el origen de nuestro Ejército y a los primeros retoños de Patria.
Sargento de Blandengues de la Frontera - 1785
Bautismo de fuego
El 7 de julio de 1807 tuvo lugar el combate de San Pedro en la Banda Oriental, allí por primera vez, junto con las milicias orientales entraron en combate el Tercio de Patricios, hoy Regimiento de Infantería Nº 1, el Tercio de Castas, los Blandengues, hoy Regimiento 6 de Caballería (donde hizo la "colimba" mi papá) y el Tercio de Arribeños, hoy Regimiento de Infantería Nº 3, y puede considerarse entonces como el bautismo de fuego de nuestro ejército contra enemigos extranjeros.
Si bien los ingleses lograron derrotar a los patriotas, estos bisoños soldados se mantuvieron firmes ante el asombro del jefe inglés, lograron resistir dos terribles descargas de mosquetería de la mejor infantería de aquel entonces y al retirarse lo hicieron ordenadamente luego de perder a sus jefes en la refriega.

Comenzó así para nuestro Ejército un largo camino en el que tuvo que enfrentar a enemigos exteriores e interiores quienes, no pocas veces, estuvieron enquistados en su mismo seno, pero ha logrado llegar hasta hoy manteniendo viva la llama de la esperanza en la anhelada Restauración de la Patria.

Fuentes:
Blandengues de la frontera de Buenos Ayres 1752 - 1859 - Por el Prof. Dr. Guillermo Palombo

No hay comentarios:

Publicar un comentario