lunes, 18 de agosto de 2014

Escenario de la Guerra del Paraguay

Como ya he dicho en este blog, considero que la Guerra del Paraguay fue inspirada por una ideología materialista y cruel y pienso que jamás deberá repetirse en Iberoamérica otro enfrentamiento entre hermanos como ese. Sin embargo los hombres de ambos bandos que lucharon en esa guerra marcharon valerosamente a cumplir con su deber y a ellos se los debe recordar con agradecimiento y respeto.
Agradezco la posibilidad de publicar la realización de estos juegos con lo cual pretendo contribuir a mantener viva su memoria y que sus hazañas no sean olvidadas.
El juego
En la casa de Gerardo Estrada se reunieron Gabriel Martínez, Esteban Puente, Eduardo De Nucci y Francisco Erize para jugar un escenario inspirado precisamente en la terrible guerra del Paraguay.
Se empleó el reglamento desarrollado por Francisco para jugar batallas coloniales, como la guerra del sudan, la anglo-egipcia, etc. Francisco tuvo a su cargo el arbitraje y sacó las fotos que amablemente me ha facilitado para publicarlas en el Blog. Las figuras y los accesorios de la mesa pertenecen a Gerardo quien, como puede apreciarse, dispone de un estupendo lugar para desarrollar el hobbie.
No dispongo de una reseña detallada de los acontecimientos, pero Francisco me ha contado que finalmente el triunfo fue ¡cuando no! ... de los paraguayos.
Los bandos estuvieron formados por Eduardo y Gabriel, al mando de los paraguayos versus Esteban y Gerardo al frente de los aliados. Sin mas preámbulos acá van las fotos, espero que resulten del agrado de la afición.
Los paraguayos: Eduardo y Gabriel
Los aliados: Esteban y Gerardo
Caballería argentina precediendo a formaciones brasileñas
Caballería argentina
Las trincheras paraguayas
La caballería paraguaya
Un batallón de guardias nacionales argentinos sostenido por dos batallones de línea
La caballería argentina cruza el estero y dos regimientos de caballería paraguaya  la están esperando.
Vista general del campo de batalla
Vista desde las trincheras paraguayas
Avanza la infantería aliada y la caballería argentina está a punto de chocar con los jinetes paraguayos

La artillería aliada finalmente logró abrir una brecha por donde entraron los brasileños

Los batallones argentinos próximos a las líneas paraguayas

Avanzan los bravos orientales
El regimiento de escolta del General en Jefe


Infantería brasileña
Milicias brasileñas, "los cambá" como los llamaban los paraguayos, que en guaraní quiere decir "los negros"
Entra la caballería brasileña al campo paraguayo
Artillería argentina
Artillería brasileña

La caballería paraguaya lista para dar cuenta de los brasileños
Como se ha dicho la batalla finalizó con un triunfo para las armas paraguayas pues, a pesar de haber logrado abrir una brecha en las defensas paraguayas, los aliados no pudieron explotarla y debieron desistir de seguir atacando.
En mi opinión ha sido un escenario muy vistoso y colorido, felicitaciones a Gerardo por su linda colección que nos trae al presente las hazañas de argentinos, orientales y paraguayos que supieron dar todo cuando su patria los necesitó.

sábado, 9 de agosto de 2014

Escenario de la guerra Anglo Egipcia


Egipto, durante el siglo XIX, aún era parte del imperio Otomano pero hacia 1879 estaba envuelto en problemas financieros y políticos provocados por la intervención de las potencias europeas y la política del virrey Ismail Pachá. 
En noviembre de ese año intervinieron los gobiernos francés y británico, y durante más de dos años Evelyn Baring, Auckland Colvin y monsieur de Blignieres, prácticamente gobernaron el país. El hijo de Ismail Pachá, Tewfik Pachá que lo sucedió, trató en todo momento de contentar los intereses extranjeros y se estableció el 50 por 100 de los ingresos del país para pagar la deuda externa. 
Los súbditos de Tewfik estaban insatisfechos y molestos con las injerencias europeas, su ejército descontento por las reducciones de empleos y la insatisfacción culminó en un movimento anti-extranjeros y muchos oficiales del ejército se unieron a los nacionalistas y se levantaron contra el gobierno en 1881 dirigidos por el coronel Ahmed Orabi, que obtuvo el control del ejército. Durante la sublevación Tewfik trató por todos los medios que Estambul interviniera en su favor, o las fuerzas europeas, pero ambas partes se mostraron recelosas por no incrementar las tensiones con los miembros del ejército.
En 1882 la situación fue de tal magnitud que el 20 de mayo de 1882, una flota anglo-francesa combinada llegó a Alejandría, al mismo tiempo, las tropas egipcias  reforzaban las defensas costeras de la ciudad en previsión de un ataque.
Estos hechos agudizaron la tensión en Alejandría, y, finalmente, provocó disturbios violentos con pérdida de vidas en ambos lados. Como resultado de los disturbios, los ingleses enviaron un ultimátum al gobierno egipcio exigiendo el desmantelamiento de las baterías de defensa costeras, pero el gobierno egipcio se negó.
Mientras tanto, aumentó el desacuerdo entre Gran Bretaña y Francia, ya que la mayoría de las pérdidas no habían sido francesas, y Francia era la principal beneficiaria de la revolución en Egipto, por lo cual el gobierno francés se negó a apoyar este ultimátum y se decidió en contra de  la intervención armada.
Cuando fue ignorado el ultimátum, el almirante británico Seymour dio la orden a la flota británica de bombardear los emplazamientos de artillería en Alejandría. Las defensas costeras devolvieron el fuego pero con un efecto mínimo sobre la flota británica. El 13 de julio, una poderosa fuerza británica desembarcó en la ciudad y, a pesar de una fuerte resistencia de la guarnición,  su abrumadora superioridad forzó a las tropas egipcias a retirarse de la ciudad.
El gobierno inglés designó al Teniente General Garnet Wolseley al mando de un cuerpo expedicionario con el objetivo de destruir el régimen del coronel Ahmed Orabi y la restauración de la autoridad nominal del jedive Tawfik. La fuerza total era de 24.000 soldados británicos, que se concentraron en Malta y Chipre, y una fuerza de 7.000 soldados indios que ingresaron a través de Aden. Así comenzó este enfrentamiento que culminaría con la ocupación británica de Egipto.
El juego
El escenario jugado en la casa de Francisco, al cual fui muy gentilmente invitado, estuvo inspirado en estos acontecimientos.
En el bando inglés revistó Horacio Facinelli, los egipcios estuvieron al mando de Jorge Magan y las tribus del desierto estuvieron al mando de Lucas Merel. Francisco, el dueño de casa y creador del reglamento, ejerció de arbitro.
El objetivo del juego era la toma de una pequeña localidad representada por una construcción y unas palmeras. Jorge desplegó a sus egipcios detrás de la localidad y se guardó para sí las ametralladoras y los cañones. Lucas debió desplegar a sus tribus enfrentando al grueso de la infantería inglesa con sus ametralladoras y cañones.
Horacio, el inglés
Los egipcios y el árbitro
Artillería egipcia
Caballería de las tribus del desierto

El objetivo, ocupado por los egipcios
La ametralladora egipcia
La caballería egipcia
Caballería inglesa
Artillería inglesa
Ametralladora inglesa (la que se trabó)
Infantería inglesa
La batalla comenzó cautelosamente y se mantuvo durante varios períodos con intercambio de disparos por ambas partes hasta que después de varios intentos fallidos las tribus del desierto cargaron sobre la caballería inglesa y comenzó un reñida melee.
Choque de las caballerías.
En el otro flanco los ingleses arrasaban con sus fuegos la localidad pero Jorge tenia suficientes reservas para reemplazar las bajas. Con su caballería amenazaba el flanco inglés y obligó a formar en cuadro a uno de los batallones que empezó a sufrir bajas rápidamente.
En el otro flanco la caballería inglesa lograba imponerse sobre las tribus pero al mismo tiempo las ametralladoras inglesas se habían callado pues se trabaron y sus servidores no lograban destrabarlas.
Vista general del campo de batalla
Sin embargo las armas, la disciplina y el entrenamiento de los ingleses empezaron a rendir sus frutos y cuando tuve que volver a casa, me fui con la impresión que la batalla se estaba inclinando a favor de los ingleses. 
Fue una linda tarde y un juego muy vistoso por las hermosas figuras de Francisco y Horacio y la magnífica sala de juego de Francisco.
¡ULTIMO MOMENTO!
Según informaciones de último momento los egipcios se alzaron con la victoria. Los detalles del porque de la victoria egipcia no están disponibles...

miércoles, 6 de agosto de 2014

sábado, 19 de julio de 2014

Del Cardal, gato de Alfredo Zitarrosa

Estampilla conmemorativa de la Capilla del Cristo del Cordón
El combate del Santo Cristo del Cordón o Combate del Cardal, librado el 20 de enero de 1807, fue un enfrentamiento entre las fuerzas patriotas y las tropas inglesas en ocasión de iniciarse el sitio de Montevideo de 1807, durante la segunda invasión inglesa al Río de la Plata. Los patriotas se batieron bajo la mirada del Santo Cristo que estaba allí desde 1795.
El valor de los patriotas no alcanzó en esa oportunidad para derrotar al invasor y la victoria del inglés, sobre fuerzas inferiores en número, armamento y entrenamiento, le permitió consolidar el sitio y asegurar en corto tiempo la caída de la plaza.
Este combate, olvidado durante mucho tiempo, tiene un gato cuya autoria es del oriental Alfredo Zitarrosa. 

En el video, publicado por la Gaceta Federal, podrán ver que se ha tomado una foto de mis figuras de ingleses que aparece en este blog. Me alegra mucho que lo hayan hecho ya que la página de la Gaceta Federal ha sido mas de una vez fuente para los artículos de Invasiones Inglesas.
También se pueden ver los cañones de los Blandengues de Barragán servidos por jovenes brazos y corazones bien criollos.
Espero algún día poder hacer el escenario, mientras tanto acá va el gatito cantado por el mismo Zitarrosa.
Fuentes:
http://www.correo.com.uy/index.asp?codpag=detProd&smen=filatelia&idp=680&s=1
Las invasiones inglesas del Río de la Plata(1806-1807), Roberts, Carlos, Emecé Editores, 2000 

jueves, 17 de julio de 2014

Blandengues de Barragán

He encontrado el sitio web de esta agrupación de recreación histórica que me ha parecido magnífica, no tanto por la dedicación y el empeño que ponen en la confección de los uniformes y del equipo, lo cual se puede apreciar en las fotos, sino por la razones por las que justifican la existencia de la agrupación. Pero dejemos que sean ellos mismos los que se presenten:


Sección montada 
Banda militar formada por niños y jóvenes de 7 a 18 años


Sección de Fusileros
¡los cañones!
Esta es la dirección del sitio web de los Blandengues de Barragán:
Una Agrupación verdaderamente patriótica, cuya mera existencia nos reconforta y nos recuerda amablemente los valores que impulsaron los orígenes de nuestra Patria.