Seguidores

martes, 28 de julio de 2015

Argentinos en Waterloo

Gracias a la proverbial gentileza de mi gran amigo Cristián Fernández hoy puedo publicar estas fotos del viaje que, junto con otros argentinos, realizó a Bélgica para la conmemoración de la batalla de Waterloo. 
Este año el evento, que tiene lugar todos los años, fue singularmente importante dado que se conmemoraban los doscientos años de la célebre batalla pues hubo seis mil recreacionistas y sesenta mil espectadores. Para participar en este tipo de acontecimientos se debe pertenecer a una de las organizaciones que dedicadas a recrear acontecimientos marciales y que funcionan en distintos países. 
Nuestros compatriotas participaron junto a la Asociación Cultural de Amigos del Museo Histórico Militar de Valencia (España), que tiene unos 250 asociados y en consecuencia se unieron a la unidad de infantería francesa que representa esta Asociación: el 51e de Ligne.
Armas de la Asociación Cultural de Amigos
del Museo Histórico Militar de Valencia
Campo de Waterloo preparado para el evento
La reconstrucción se hizo dos veces, el viernes 19 y el sábado 20 de junio, de las 20 a las 22, en un sector del campo donde se libraron los combates de 1815. La munición utilizada fue obviamente de salva, pero el humo de los cañones y de los fusiles tendió una niebla muy real sobre el campo de batalla que, dicho sea de paso, deberán tomar muy en cuenta los wargamers que pretenden usar reglas de juego que permiten manejar las unidades como en un tablero de ajedrez dejando de lado el modelado histórico.
La delegación de argentinos, estuvo formada por: Cristián Fernández, Gabriel Popolizio, Oscar Ramos, Silvana Tamburo, Santiago del Rio y Rafael Vaini. Los uniformes fueron confeccionados por artesanos nacionales. Los sables y las bayonetas se compraron en Buenos Aires; pero los mosquetes debieron adquirirse en Europa por los problemas aduaneros.
De izquierda a derecha: Gabriel Popolizio, Oscar Ramos,
Javier Planells, Silvana Tamburo, Santiago del Rio y Rafael Vaini
Cristián Fernández a. Crisfer de la Recolette, dit Le Vétust



Solo resta felicitar a estos afortunados compatriotas que participaron de este memorable evento.

lunes, 13 de julio de 2015

Waterloo 200 años

La gente de la Asociación ha viajado a Europa con motivo de los 200 años de la batalla de la Belle Alliance o Mont Saint Jean (popularizada como Waterloo). Según me han contado concurrió un grupo de dieciséis aficionados que se movilizaron en cuarto coches quienes, además de participar del evento de Waterloo, recorrieron museos militares, las playas de Normandía y otros lugares de interés histórico.
Gente de la Asociación en las playas de Normandía
A continuación van las fotos y el relato de uno de los felices viajeros, el gran amigo Leandro Bernardis.

El 19 de junio previo a la recreación recordando los 200 años de la batalla de Waterloo, tuvimos la oportunidad de visitar los campamentos de las “fuerzas” que se iban a enfrentar pocas horas después.

Es de notar que la velocidad de los eventos impedía tomar debida cuenta de lo trascendental de la situación para un grupo de fans como nosotros. En este momento estábamos recorriendo el sitio mismo de tan famosa batalla, con la atención fija solo en el bivouac aliado, instalado junto a Hougomont. (Hougomont!!!! ¿Pueden creerlo?)
 


Ya dentro del recinto del campamento, las primeras tiendas estaban dedicadas a la venta de elementos para al reenacment napoleónico.

Momentos antes la artillería aliada había estado entrenando, así que pudimos observarlos maniobrando con las piezas, en este caso artillería a pie sajona y británica.

Sorprendía ver que la actividad del campamento era constante, y en todos sus detalles, desde la confección del rancho, el establecimiento de las tiendas de Estado Mayor, con los correspondientes guardas en la puerta, despacho de mensajeros, el entrenamiento de formaciones y marcha, y el toque femenino gracias a las generosas compañeras de actividad.








En algunos casos la compenetración era notable.
Ya marchando hacia el campamento francés pudimos contemplar la formación de un cuadro.



Leandro Bernardis, fotógrafo y autor del texto

Conscientes de que la tarde corría, nos encaminamos al bivouac francés. Una constante a la vera de los caminos son los hitos recordando a los caídos. Este dedicado a los siempre bizarros polacos.
De camino tuvimos la suerte de cruzarnos con la artillería imperial en ruta al campo donde se realizaría el evento.

Aquí un Comandante de la Artillería a Pie de la Guardia da ordenes. Notese su bella asistente con uniforme del 4eme d´Hussards.
Sorpresa y alegría fue constatar que la presencia femenina era importante entre las tropas, sobre todo las de Francia. Inclusive se pudo ver una pieza de artillería prusiana con toda su dotación compuesta por mujeres.

Poco antes de llegar al campamento nos cruzamos con un alegre (¿y perdido?) grupo de Cosacos de la Guardia. A pesar del infranqueable obstáculo del idioma ruso pudimos lograr que posaran un instante.
Gente de la Asociación, luciendo las remeras con el escudo, posan para la foto junto a cosacos rusos
Una unidad que impacta por su orden tanto en la formación y marcha, como en el tiro - como pudimos observar luego- es la recreación del 9eme Rgt. Legere.


Muy interesante la elección de los uniformes a representar por cada “unidad”, variando a través de las sucesivas normas que definieron el uniforme francés, y los diferentes estados de uso, de nuevos a propio de veteranos en campaña.






Finalizamos la visita con la emotiva revista de la Legión Polaca.

¡Muchas gracias Leandro por tus hermosas fotos y tu informe!
¡Noticia de último momento!
Hubo varios viajeros que no fueron con el grupo de la Asociación, uno de ellos fue Francisco Erize, quien entre los vivacs, mantuvo el siguiente diálogo:
Francisco, encarando a un granadero imperial con faja de general de división,: 
-Seriez vous le Général Dorsenne?
el re-enactor: 
-Effectivement! 
Dorsenne era el comandante de la división de infantería de la Guardia Imperial, aunque ya fallecido para la época de Waterloo. Ahora está más gordito.

lunes, 6 de julio de 2015

Invasiones Inglesas- Combate de San Pedro -


Tras la captura de Montevideo el 3 de febrero de 1807 el virrey Rafael de Sobremonte y las tropas que aún lo seguían, continuaron inactivos a corta distancia de la plaza tomada y el 16 de marzo los ingleses ocuparon Colonia sin resistencia.
A fines de marzo el coronel Francisco Javier de Elío, nombrado en España Comandante General de la Campaña Oriental, consiguió llegar a Buenos Aires para pedir refuerzos y la Junta de Guerra del 2 de abril decidió entonces reunir una fuerza que se reclutaría entre las milicias voluntarias creadas en la ciudad en 1806 tras la reconquista quedando así constituido el "Ejército en operaciones en la Banda Oriental del Río de la Plata".
Elío desembarcó con la fuerza expedicionaria e intentó recuperar Colonia sin éxito, tuvo que retroceder e inmediatamente comunicó a Buenos Aires la derrota volviendo a pedir refuerzos. Nuevamente se reunió la Junta de Guerra y, el 25 de abril, dispuso acceder a enviar los refuerzos solicitados. 
Como consecuencia del ataque de Elío a Colonia, los ingleses se alarmaron y Auchmuty decidió reforzar a Pack completando las unidades bajo su mando, con estas nuevas fuerzas el perjuro jefe inglés se consideró con la capacidad suficiente como para buscar al enemigo y anticipar un nuevo asalto a Colonia. El 6 de junio, Pack recibió informes sobre el nuevo avance de las fuerzas virreinales  y tras dejar un fuerte destacamento en la ciudad, a las 3 de la mañana del 7 de junio se puso en marcha.
Fuerza inglesa al mando del Teniente Coronel Dennis Pack
Un escuadrón del Regimiento Nº 9 de Dragones Ligeros
Regimiento de Infantería N° 40, 1ºBn, al mando del mayor Archibald Campbell
Regimiento de Infantería N° 95 Rifleros, al mando del mayor Thomas Christopher Gardner
Batallón Ligero, al mando del mayor William Trotter (formado por las compañías ligeras de todos los batallones de la expedición)
Artillería Real: 6 cañones de 6 libras y al mando del teniente Lewis Sheperd.
Fuerza virreinal al mando del Coronel Francisco Javier Elío
Legión Patricia, 1er Bn al mando del Capitán Antonio Joseph del Texo
Tercio de Arribeños al mando del Capitán Agustín Márquez
Tercio de Castas al mando del Capitán Agustín José Sosa
Real Cuerpo de Marina: dos compañías de marineros al mando del Teniente de la Corvera
Húsares de Núñez: 2 compañías al mando del capitán Pedro Ramón Núñez
Blandengues, al mando del alférez de la Peña
Artilleros de la Unión: 2 cañones de a 2 libras, 2 cañones de a 4 libras y 2 obuses de 6 pulgadas al mando del Capitán Miguel de Ezquiaga
Miñones y extranjeros: sin datos
Pack llegó con sus hombres a  las proximidades del arroyo San Pedro a las 7 de la mañana del 7 de junio de 1807, "descubriendo al enemigo por la luz de sus fuegos a la distancia de cerca de 5 millas". 
El juego:
El escenario, inspirado en estos acontecimientos, pretende modelar el combate de San Pedro, en que tuvieron su bautismo de fuego los Patricios y Arribeños.
Fue un juego en solitario para el cual se utilizó el reglamento habitual que emplea el programa JGN de apoyo a la mesa de juego. Se trató de un escenario ataque-defensa en el cual atacaron los ingleses y defendieron los virreinales. El terreno tuvo las siguientes características: la pendiente era suave y producía 25% de descuento al desplazamiento, el arroyo descontaba 50% al movimiento y provocaba situación comprometida a las unidades en formación cerrada.
Los virreinales se desplegaron históricamente sobre las alturas frente al arroyo para esperar al enemigo. Los ingleses avanzaron que avanzaban en columna de marcha al paso veloz, sin cambiar de formación cruzaron el arroyo por los sectores vadeables.
Inmediatamente abrió fuego la artillería virreinal sin mayor eficacia mientras que los Blandengues y los Húsares de Núñez, que estaban desplegados cada ala, se replegaron para reunirse a la retaguardia de la línea. 
Los dragones ingleses avanzaron al galope y rápidamente cruzaron el vado sin oposición, al divisarlos el Tercio de Castas formó en cuadro y los Blandengues formaron dando cara al enemigo en su apoyo.

La artillería inglesa, mientras tanto, había desatelado e inmediatamente empezó a bombardear a las posiciones de la artillería virreinal. La penetración de las balas de la artillería inglesa causo importantes bajas en los Húsares de Núñez que estaban formados a retaguardia de los Artilleros de la Unión.

El batallón ligero formó en tiradores y empezó a avanzar haciendo fuego sobre los Patricios que lo respondieron disciplinadamente.
Los Rifles también cruzaron el arroyo San Pedro, formaron en línea reforzada y continuaron su avance, seguidos por el Regimiento Nº 40 que, al completar el cruce, también formó en línea reforzada.
Los fuegos de la artillería inglesa debieron cesar pues, aunque los virreinales estaban en terreno más alto, las unidades propias ya estaban muy cerca de la línea enemiga. Pero para ese momento los Artilleros de la Unión ante las bajas sufridas atelaron las piezas y las retiraron hacia la retaguardia.
Simultáneamente los Dragones ingleses cargaron sobre el Tercio de Castas que para mi sorpresa logró resistir, ayudado por una dosis de muy buena suerte (D10=9). Por su parte los Blandengues aprovecharon la oportunidad y cargaron por la espalda a los Dragones que se retiraban.

Parecía que el juego podría cambiar la Historia…sin embargo los Rifles siguieron su avance y concentraron su fuego sobre los Patricios y junto con el Batallón Ligero lo diezmaron y obligaron a retirarse a los pocos sobrevivientes. 


No obstante los Patricios vendieron cara su derrota y provocaron muchas bajas a los batallones ingleses que finalmente lograron hacer pie en el terreno alto. 
Siguiendo a los Rifles, el Regimiento Nº40 avanzó y abrió un devastador fuego sobre los Arribeños que, no obstante las bajas sufridas, retrocedieron en orden manteniendo su formación y respondiendo el fuego.
Para ese momento Elío decidió retirar a sus tropas salvándolas del desastre lo cual pudo hacer ordenadamente. Los ingleses ya sin caballería en el campo no pudieron perseguirlos. Se repitió el resultado histórico.

Fuentes
Roberts, Carlos, Las invasiones inglesas del Río de la Plata (1806-1807), Emecé Editores, 2000, ISBN 950-04-2021-X, 9789500420211.
Beverina, Juan, Las Invasiones Inglesas al Río de la Plata (1806-1807), Círculo Militar, Biblioteca del Oficial, Buenos Aires (1939)
Bartolomé Mitre, Historia de Belgrano y de la Independencia Argentina, Biblioteca del Suboficial, volúmenes 108, 109, 110, Tomo I, página 140, Buenos Aires (1942).
Sitios Web
«Proyecto de Prospección Arqueológica del Campo de Batalla de San Pedro».
«Colonia bajo bandera británica».
«Sitio del Combate de San Pedro».
«Médicos y medicina en las Invasiones Inglesas, 1806-1807».
«The Invasion of the South America and the Rio de la Plata Campaigns».