lunes, 1 de septiembre de 2014

Pequeña campaña de 1807

El sábado 30 de agosto vinieron a casa Leandro Bernardis desde Paraná, Marcelo Molina desde La Plata, Cristián Fernández, Eduardo De Nucci, Francisco Erize, José Carlos Nuñez, Esteban Puente y Daniel González quien hizo una rápida visita junto con su futura esposa.
Estos amigos concurrieron a mi convocatoria para jugar un escenario inspirado en las Invasiones Inglesas y como continuación de la breve campaña que dio comienzo en enero con el desembarco en Barragán se plantearon tres escenarios posibles ante el avance inglés sobre Buenos Aires.





















Planteo del juego
El 28 de junio las tropas británicas iniciaron el avance sobre la ciudad en tres columnas que marcharon completamente separadas, y sufrieron el hostigamiento del paisanaje y de los Húsares de Nuñez además de las dificultades propias del terreno, los numerosos arroyos a vadear, la falta de caballada y la carencia de aprovisionamiento regular.
Los atacantes superaban en número a los patriotas, así como en calidad de sus tropas y mandos. Las fuerzas británicas tenían gran experiencia en combate en cambio las que les oponía la ciudad de Buenos Aires eran unas escasas fuerzas veteranas y una mayoría de milicianos con gran entusiasmo, bien organizados y uniformados, pero con pocos meses de entrenamiento.
El plan general de los invasores preveía evitar un asalto frontal contra el dispositivo español en el puente, por considerarlo innecesario y riesgoso. Sabían que allí se concentrarían las fuerzas defensoras y el grueso de su artillería, que contarían supuestamente con la protección de la barranca, y que el puente en sí era un punto controlable para los defensores y fácil de destruir en caso de ser amenazado. De hecho, dieron por supuesto que el puente habría sido destruido y no confirmaron la situación real.
Así, el mando británico había dispuesto que se cruzara el Riachuelo río arriba, en un amplio movimiento de flanqueo por el oeste cruzando por el Paso Chico y por el Paso de Zamora. Los acontecimientos se sucedieron de modo tal que la batalla nunca llegó a producirse, pero este escenario pretende modelar el enfrentamiento que buscaba Liniers y al que se negaron los ingleses para su ruina.
En este juego, como ocurrió históricamente,  los patriotas han estado desplegados en la margen sur del Riachuelo, cubriendo el Puente de Galvez, y al percatarse de la maniobra inglesa, vuelven a cruzar el Riachuelo y se  despliegan de modo tal de cubrir las avenidas de aproximación del enemigo.
El juego
Duración 16 períodos finaliza al caer la noche
Depliegue británico
Deberán formar dos columnas: la Vanguardia formada por una brigada y  el Grueso formada por tres brigadas.
Las unidades inglesas eligen el escenario pero comienzan el juego con estado físico 75%, si el jefe inglés decide descansar se consumirán dos períodos. El bando inglés deberá informar de su decisión.
Despliegue virreinal
Deberán desplegar una división en cada escenario posible, la reserva podrá ponerse en cualquiera de los escenarios.
Las unidades desplegadas en un determinado Hex pueden desplegarse en el contiguo desde el período uno. Las unidades desplegadas en el Hex de un extremo, ingresan desplegadas en el Hex del otro extremo en el período dos en la zona de despliegue propia, a 100 pasos de su borde y por el sector que corresponda a su posición relativa.
Terreno
En los escenarios el terreno es llano y no presenta dificultades de desplazamiento.
Los caminos facilitan el desplazamiento según reglamento.
Los montes de talas y chañares son abiertos, ofrecen protección del terreno y ocultan a las tropas apostadas en ellos según reglamento.
Los cercos vivos son de tuna y no ofrecen protección al fuego pero pueden ocultar de la vista del enemigo a las tropas apostadas detrás de ellos, hasta que abran fuego o que el enemigo se encuentre a distancia de combate.
Los sectores edificados ofrecen cubierta fuerte por sus anchos tapiales de adobe y pueden albergar una unidad de hasta 30 figuras.
Reglas especiales
Las piezas de artillería arrastradas por bueyes, se desplazan como máximo 120 pasos. Si están emplazadas, y se requiere volver engancharlas a los bueyes, deberán emplear la orden “atelar y esperar órdenes” y podrán dar la orden de “desplazarse” recién en el próximo período.
Las piezas de 24 lbs. sólo se pueden desplazar por camino, no podrán emplazarse a mas de 200 pasos del mismo y no podrán cambiar su posición una vez emplazadas.
Los trenes de artillería arrastrados por mulas son en un todo equivalentes a los arrastrados por caballos.
Los cercos vivos son de tuna y producen situación comprometida al atacante.

El bando inglés estuvo conducido por Leandro Bernardis, Esteban Puente y Cristián Fernández, los virreinales estuvieron a cargo de Eduardo De Nucci, José Carlos Nuñez y Marcelo Molina. Francisco, muy generosamente, trajo su poderosa cámara y sacó fotos que espero ansiosamente para poder publicarlas a la brevedad.
Los ingleses, Esteban y Leandro, falta Cristián
Los virreinales, Marcelo, Eduardo y José
Los británicos eligieron el escenario donde las brigadas que formaban el grueso ya estaban desplegadas y la brigada de la Vanguardia arribaba en el período 3. También los ingleses optaron por descansar de su larga marcha y el escenario quedó limitado a 14 períodos, comenzando a las 15:45 y finalizando al caer la noche a las 19:00. En el escenario elegido por el inglés los virreinales tenían desplegada a la Divisón Balviani (bandera roja) que formó a la derecha del dispositivo mientras la Reserva (bandera tricolor) acudió  junto con la división Velazco (bandera azul) y finalmente arribó en el período 2 la División Elío (bandera blanca).
Los virreinales apostaron en el caserón y en los tapiales que lo rodeaban al 1er batallón de la Legión Patricia que estaba reforzado por la Compañía de Granaderos Provinciales, y a cada lado del caserón se desplegó una sección de 3 piezas de artillería (1 modelo) , a el 2do batallón y las tres compañías de Miñones, quedaron desplegados en los cercos de tunas, los Cazadores de la Reina asignados a la división fueron desplegados en el extremo derecho de la línea.
En el centro se desplegaron la batería de 24 lbs protegiendo el camino, y apostados en los cercos de tuna el 3er Batallón de la Legión Patricia a su derecha y a su izquierda los Cántabros de la Amistad con los Cazadores Correntinos. Detrás formaron los Migueletes del Ilustre Cabildo y una sección de 3 cañones de 6 lbs del real Cuerpo de Artillería que se mantenía atelada a un tiro de caballos.
El puesto de la estancia con su rancho y los tapiales
En el puesto de la estancia, un rancho rodeado por tapiales estaba el Tercio de Arribeños con una compañía de Milicias del Tucumán Detrás de los Cántabros, como a 200 pasos, estaban el Tercio de Gallegos y el Tercio de Castas y detrás del puesto estaban los Húsares de Pueyrredón y el Fijo de Buenos Aires.
Como a 100 pasos atrás  y a la izquierda del puesto se había desplegado una sección de 3 cañones de Artilleros de la Unión tirados por bueyes
En el extremo izquierdo de la línea formaron, en primera línea, los Dragones de Buenos Aires y los Húsares de Vivas y, en segunda línea, los Húsares de Núñez. 
Los ingleses formaron en su flanco izquierdo a  la Light Brigade, formada por el Light Battalion, el 95th de Rifles y los Royal Marines. En el extremo izquierdo se desplegó un ecuadrón del 9th Light Dragoons. En el centro estaban el 40th Foot, el 45th Foot y una batería a pié de 6 cañones de 6 libras (2 modelos) a la derecha formaron el 36th Foot y el 88th Foot, una batería a caballo de seis cañones de 6 libras y en el extremo derecho dos ecuadrones del 9th de Light Dragoons.
Inmediatamente todos los batallones ingleses iniciaron su avance al paso rápido en columna por compañías, salvo el 95th que avanzó formado en tiradores, también avanzaron ateladas las baterías y los escuadrones de Dragones. La primera línea de los virreinales esperaba escondida en los cercos de tuna y los tapiales quedando a la vista del enemigo la segunda línea.
Vista del flanco izquierdo virreinal, en primer plano los Dragones, los Húsares de Vivas apoyados por  los Húsares de Nuñez, mas atrás una batería de los Artilleros de la Unión junto a los Húsares de Pueyrredón detrás del puesto.
En el segundo período los ingleses formaron en línea sus batallones y desatelaron las baterías para el tercer período abrió fuego la artillería virreinal descubriendo sus posiciones y comenzó el duelo con la artillería enemiga. Al mismo tiempo llegaba al campo la brigada Auchmuty con los batallones 38th Foot, 5th Foot y 87th Foot en columna de marcha y al paso rápido.
En el período 4 la artillería inglesa ya había hecho retroceder a una batería de los Artilleros de la Unión que no regresaría al campo.
Batería a pie inglesa 
El avance inglés fue continuo y sin tropiezos en el centro y en su flanco izquierdo, pero en el flanco derecho inglés cargaron los Dragones de Buenos Aires y los Húsares de Vivas sobre los dos escuadrones del 9th  Light Dragoons allí desplegados.
Las caballerías se preparan para lanzarse a la carga
Los dragones ingleses se retiran perseguidos por los Húsares de Vivas.
Los veteranos Dragones españoles y los inexpertos Húsares de Vivas lograron derrotar a los jinetes ingleses y detuvieron el avance de la infantería inglesa que debió formar en cuadro.
En el centro se  destacaron tres compañías de Miñones para hostigar el avance inglés, orden que cumplieron valientemente abriendo fuego y retrocediendo hacia las propias líneas, pero pronto se vieron empujados hacia los cercos de tuna sin posibilidades de retirarse.
Segunda línea virreinal, en primer plano el Tercio de Gallegos junto al Batallón de Castas y mas atrás, tres compañías 
de Miñones Catalanes.  Al fondo se ve la batería de 24 lbs destruida por el fuego inglés junto a otra de 6 lbras.
Ataque en el centro de la línea virreinal
Ataque al puesto de la estancia donde estaban el Tercio de Arribeños
Vista general del campo hacia el período 8
Laos Húsares de Pueyrredón atacan un cuadro inglés
Vista de los cuadros ingleses combatiendo con la caballería virreinal
Para el período siete los ingleses se habían acercado lo suficiente para hacer prevalecer su enorme capacidad de fuego que los haría famosos en las guerras napoleónicas y sobre todo los Rifles que arrasaron con su fuegos a uno de los tres batallones de la Legión Patricia.
Los Patricios rechazan a los Royal Marines
Los ingleses abren una brecha en el centro de la linea del Ejército Virreinal
Si bien otro de los batallones de la Legión Patricia apostado en los tapiales del caserón logró rechazar a los Royal Marines y los Cántabros hicieron lo propio con otro batallón inglés, junto a ellos el centro se había quebrado, se había perdido casi toda la artillería y la caballería virreinal del flanco izquierdo había desaparecido bajo el fuego de los mosquetes de la infantería inglesa. La capacidad de combate del Ejército Virreinal había descendido peligrosamente su jefe gallardamente otorgó la victoria al inglés. Al amanecer del día siguiente ese mismo jefe evaluó las cosas con otros ojos y consideró debía declararse empate...
Situación final
Fue una hermosa tarde que debo agradecer a mis queridos amigos quienes me apabullaron con muestras de afecto después de un largo tiempo de sentirme un poco alejado de esta loca comunidad de apasionados por el juego de guerra histórico ¡muchas gracias muchachos!

lunes, 18 de agosto de 2014

Escenario de la Guerra del Paraguay

Como ya he dicho en este blog, considero que la Guerra del Paraguay fue inspirada por una ideología materialista y cruel y pienso que jamás deberá repetirse en Iberoamérica otro enfrentamiento entre hermanos como ese. Sin embargo los hombres de ambos bandos que lucharon en esa guerra marcharon valerosamente a cumplir con su deber y a ellos se los debe recordar con agradecimiento y respeto.
Agradezco la posibilidad de publicar la realización de estos juegos con lo cual pretendo contribuir a mantener viva su memoria y que sus hazañas no sean olvidadas.
El juego
En la casa de Gerardo Estrada se reunieron Gabriel Martínez, Esteban Puente, Eduardo De Nucci y Francisco Erize para jugar un escenario inspirado precisamente en la terrible guerra del Paraguay.
Se empleó el reglamento desarrollado por Francisco para jugar batallas coloniales, como la guerra del sudan, la anglo-egipcia, etc. Francisco tuvo a su cargo el arbitraje y sacó las fotos que amablemente me ha facilitado para publicarlas en el Blog. Las figuras y los accesorios de la mesa pertenecen a Gerardo quien, como puede apreciarse, dispone de un estupendo lugar para desarrollar el hobbie.
No dispongo de una reseña detallada de los acontecimientos, pero Francisco me ha contado que finalmente el triunfo fue ¡cuando no! ... de los paraguayos.
Los bandos estuvieron formados por Eduardo y Gabriel, al mando de los paraguayos versus Esteban y Gerardo al frente de los aliados. Sin mas preámbulos acá van las fotos, espero que resulten del agrado de la afición.
Los paraguayos: Eduardo y Gabriel
Los aliados: Esteban y Gerardo
Caballería argentina precediendo a formaciones brasileñas
Caballería argentina
Las trincheras paraguayas
La caballería paraguaya
Un batallón de guardias nacionales argentinos sostenido por dos batallones de línea
La caballería argentina cruza el estero y dos regimientos de caballería paraguaya  la están esperando.
Vista general del campo de batalla
Vista desde las trincheras paraguayas
Avanza la infantería aliada y la caballería argentina está a punto de chocar con los jinetes paraguayos

La artillería aliada finalmente logró abrir una brecha por donde entraron los brasileños

Los batallones argentinos próximos a las líneas paraguayas

Avanzan los bravos orientales
El regimiento de escolta del General en Jefe


Infantería brasileña
Milicias brasileñas, "los cambá" como los llamaban los paraguayos, que en guaraní quiere decir "los negros"
Entra la caballería brasileña al campo paraguayo
Artillería argentina
Artillería brasileña

La caballería paraguaya lista para dar cuenta de los brasileños
Como se ha dicho la batalla finalizó con un triunfo para las armas paraguayas pues, a pesar de haber logrado abrir una brecha en las defensas paraguayas, los aliados no pudieron explotarla y debieron desistir de seguir atacando.
En mi opinión ha sido un escenario muy vistoso y colorido, felicitaciones a Gerardo por su linda colección que nos trae al presente las hazañas de argentinos, orientales y paraguayos que supieron dar todo cuando su patria los necesitó.