Seguidores

lunes, 18 de abril de 2011

Revolución

Se ha estrenado la película Revolución, el cruce de los Andes.Yo fui a verla con mi señora, (Profesora, Licenciada en Historia y Master en Ciencias Sociales) y un matrimonio amigo, ambos también profesores de historia. Se me prohibió realizar cualquier comentario. Pero no aguanto mas y quiero decir algo al respecto. Alguien me dijo que ya todos sabian lo que iba a opinar, algo así como "Crónica de una muerte anunciada", pero tuve la alegría de recibir algún aliento de varios de los que leyeron mis comentarios  y ya no me sentí tan solo. Acá van.


Mirando las buenas críticas que ha tenido Revolución he llegado a la conclusión que yo he visto otra película. Todos se han confabulado para que yo, exclusivamente yo y nadie mas, viera una MALA película. Un VERDADERO BODRIO. La pesada carga ideológica que se creia adivinar en las colas, apenas si pudo divisarse en lo que resultó ser un desleido panfleto.
No es posible compararla con el Santo de la Espada, yo la vi de chico y tenia el recuerdo de una "pobre" película hecha con muy pocos recursos, algo apurada, algo aburrida de la cual solo me habia gustado mucho la actuación a Alfredo Alcón a quien vemos en la foto. Hoy habiendo visto Revolución creo que a Leopoldo Torre Nilson ¡habría que darle el Oscar! ni hablar de la actuación de Alcón, del cuidado que se tuvo en el parecido con el Libertador, de todos su gestos, su maneras, su voz,  en fin de toda la composición de un personaje que permite vislumbrar al Libertador. Acá está presentación de aquella película http://www.youtube.com/watch?v=KYCRTf9WdDw

En esta otra película San Martín es algo así como un Rambo histérico con el lenguaje de los pibes de la vuelta, eso si pronunciando las zetas como un español ¡qué buen detalle!.  Es para sonreir amargamente cuando invita a jugar al ajedrez a un soldado de guardia usando expresiones que se usan vulgarmente hoy en día.
Pero lo peor es el episodio durante la marcha hacia Santa Rosa en Chile. El General en Jefe participa personalmente de una escaramuza para despejar el camino de tiradores emboscados. Lo hace arrastrándose entre los yuyos, con pistolas en la mano y algo que parecen machetes a la espalda. Esto luego de la consabida e inevitable diatriba contra la Iglesia y por si alguien estaba distraido ¿saben quien es el único traidor de la película? ¡exacto! ¡un cura!
También aparece otro cura, el fraile Aldao al que San Martín le dice que haga la vista gorda y que no se preocupe si ve algunas brujerias por parte de los soldados negros...(¡Todo al revés!). Este personaje aparece bastante y en una escena hace extraños pases de su mano sobre unos solitarios mosquetes puestos en pabellón, que supongo debe querer significar una bendición, después junto con otro fraile se ocupan de los heridos haciendo algunos raros rituales. En una de esas, que según la película fue en Chacabuco,  llevado por una furia irrefrenable arremete contra los españoles y despacha por lo menos a uno. Pero por lo que he leido, si bien Aldao peleó en Chacabuco, su bautismo de fuego fue en el Combate de Guardia Vieja, don Félix ya se habia decidido  a combatir y habia pedido sable y tercerola. Según el parte de Las Heras, al principio se limitó a a brir fuego con su tercerola , luego ,al finalizar el combate, se sumó a la persecución de los vencidos y tomó prisionero a un oficial español.
Finalmente San Martín arriba a Santa Rosa y...¡no había llegado nadie!, ahí nomás se desespera se tira al piso y le agarra el patatús ¡Un verdadero General en Jefe! A todo eso muchos críticos lo han visto como el "rostro humano" de San Martín, y no debería extrañar que así sea pues considerando a nuestros dirigentes contemporáneos, ya no es posible reconocer que las virtudes de la  Prudencia, Fortaleza, Templanza  y Justicia puedan habitar en una persona de carne y hueso, si alguien piensa lo contrario enseguida le salen con eso del "bronce".
Quise averiguar sobre la existencia del episodio narrado en la película pero lo que pude encontrar es que quien entra en Santa Rosa es Las Heras al frente de su división y con todo éxito según lo dispuesto en las previsiones del Grl. San Martín, pues llega a tiempo y encuentra los depósitos del ejército real abandonados por sus antiguos dueños.
Por otra parte se olvidaron de otro cura, nada menos que Fray Luis Beltrán ¿será políticamente incorrecto? Pero fue un fulano bastante importante creo ¿no? tuvo a su cargo la fabricación de las municiones, levantó y dirigió el arsenal, tuvo a su cargo la logística de la artillería y el transporte de la misma en el cruce ¿les habrá parecido poca cosa?
Para terminar, a lo nuestro, ya se que es un tema muy menor y sin ninguna importancia histórica pero...
¡QUE MAL EL VESTUARIO!¡QUE MAL EL ARMAMENTO!¡QUE MAL LA RECONSTRUCCIÓN DEL PROTOCOLO MILITAR!
Los uniformes son disfraces baratos!!! El ejército de los Andes NO era un ejército zaparrastroso. Todo lo contrario. Los soldados tenian uniformes sobrios pero completos, sanos y limpitos. La apariencia de los uniformes está bastante bien documentada, sobre todo los granaderos pero estos tipos se les traspapelaron las fotocopias y pusieron a los granaderos con algo así como el uniforme de la época del combate de San Lorenzo. Detalle pintoresco y muy simpático: ¿me pareció ver un lindo tricornio?
Las banderas son capítulo aparte, parece que descubrieron la bandera de la Patria Vieja y la pusieron cada vez que pudieron. Desde luego que la única bandera llevada en el cruce fue la del ejército de los Andes, cuya confección ni se menciona. Desde luego tampoco se menciona el gran desfile del ejército al salir para la campaña, con las charangas tocando aires marciales y su consagración a la Virgen del Carmen .
Se dice al principio que el Ejército de los Andes estaba formado miti-miti por chilenos y argentinos y que de estos la mayoría eran negros...¿habré escuchado bien? Por lo que he leido por ahí parece que San Martín recibió soldados chilenos pero no los incorporó al Ejército de los Andes pues los creia mas fieles a Carrera que a la causa de la independencia, eso sí, constituyó un cuerpo de oficiales chilenos para formar con el ellos el futuro ejército de Chile pero los llevó después de Chacabuco.
Y es cierto que dos batallones, el 7 y el 8,  estuvieron formados por bravos morenos con quienes San Martín tuvo palabras de reconocimiento al ver la gran cantidad de bajas que sufieron en Maipú, pero hubo otros dos que no lo estaban. Parecen afirmaciones algo mentirosillas pero políticamente necesarias.
Pasando a la batalla de Chacabuco parece mas una una pelea callejera a lo bestia que una batalla de dos ejércitos regulares. En el único momento en que se ve algo parececido a formaciones es al principio y son son grupitos de no mas de 20 tipos cada uno ¿no tenian presupuesto para una PC? hubieran usado el TOTAL WAR y hubiese sido mas creible.
Es de destacar especialmente la escena en la que San Martín se pone el uniforme para pelear en Chacabuco, parece algo así como un Wolverine latinamericano, ¿copiada?¿inspirada? pero lejísimos de la tremenda escena del peliculón, que acá se llamó Tiempos de Gloria, en la que el Coronel del primer regimiento negro yankee se viste para encabezar la que sería su última batalla.
La película que yo vi no es ni siquiera el panfleto izquierdoso que cabia esperar y ,como dijo la Licenciada, quisieron meter un montón de temas y no desarrollaron ninguno, creí adivinar los siguientes:
-el tema de la Paz, con la escena de llanto del muchacho secretario de San Martín acuchillando un gallego en los riñones ( ese actuó bien), la crueldad de la guerra con imagenes truculentas como un empalamiento (!)
-el mensaje "igualitario" con la reiterada presencia de los soldados negros ( ¿del 7?) y algo así como un candombe que recuerda mas a la relación de los morenos con el Ilustre Restaurador  y la increible partida de ajedrez con el Sargento Blanco (una verdadera sutileza adjudicarle ese apellido a un sargento negro Je!) esa es una gran oportunidad para apreciar la "cuidada" manufactura de los uniformes y del equipo.
-la torva presencia de las fuerzas contrarevolucionarias encabezadas por... adivinen quien? Siii ¡el Papa!
-la maldad de España por "los trescientos años de barbarie" según el encendido discurso de San Martín a las tropas
-la humanidad de los próceres, ya que tenian su "forma de ser" eran histéricos, gritones, llorones, un poquito ansiosos y bastante neuróticos.
-la visión de la guerra de la independencia como guerra civil
 Todos temas muy válidos, para desarrollarlos dignamente
 Hubo un par de cosas que me gustaron:
1) la canción final con el grande de Jorge Cafrune y el rasguido doble "Soldado desconocido" que ya lo tenia olvidado. http://www.goear.com/listen/045f1d5/soldado-desconocido-jorge-cafrune
2) la excelente idea de empezar la película con un reportaje a un antiguo soldado del Ejército de los Andes. (Se trata del que fuera el joven secretario y será quien llevará en la película el hilo del relato...mas o menos). No me acuerdo como lo llamaron en la película al personaje (que me pareció muy bien logrado ). Ese personaje existió realmente y en su momento lo descubrieron los tipos de la  Revista Caras y Caretas la de antes...no la de ahora, y el artículo salió en el Nº 607  del 21 de Mayo de 1910 ¨..., se trataba de un anciano "alto, flaco, nudoso, erguido, casi tan erguido como los álamos que cortan las perspectivas en los alrededores de Mendoza" que vivia mucho mas pobremente que el personaje de la película del cual no recuerdo el nombre tenia,  pero el verdadero ¿sáben como se llamaba? Videla, Eufrasio Videla se llamaba...
El artículo donde encontré el dato termina con esta reflexión:
¡No nos mire, don Eufrasio! ... estamos llenos de vergüenza. ¿Que hicimos con lo que usted nos dejó? ¿Que quedó de todo eso?¿Y a usted como le agradecieron nuestros abuelos? Ahora ya no peleamos ....aflojamos hace mucho tiempo; aflojamos don Eufrasio. Pero su mirada cansada, que nos llega de tan lejos puede volvernos a despertar.

14 comentarios:

  1. Ese era uno de los grandes objetivos de la película, que despierte el interés por averiguar mas sobre nuestra historia, por saber como fueron de verdad los hechos, debatirlos o rebatirlos. De cualquier manera es una ficción histórica, el amanuense Corvalan no existió en la vida real, representa a todos los héroes desconocidos, los invisibles, los que no han merecido monumentos ni calles, como dice Cafrune "el valiente muerto que nadie suele luego recordar". efectivamente, la escena del fray aldao ocurre en guardia vieja y le agrego otro dato porque es muy difícil de encontrar: la de san Martin que se tira durante horas abatido en el medio de un campo sucede luego de Cancha Rayada, bien lo cuenta en sus Memorias el Coronel Manuel de Pueyrredon. Esta pelicula fue hecha con el corazón, lejos de intentar humanizar o sacar a nadie del bronce como insiste la propaganda. Con sus errores, con sus aciertos, con la profunda gratitud hacia un líder, hacia un pueblo que defendio con sus bienes, con su esfuerzo, con su vida a nuestra patria. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Anónimo:
    Ciertamente es conocido el episodio de Cancha Rayada pero ocurrió después de una sorpresa nocturna, producto de las malas maniobras de algunos de sus subordinados que luego es salvada gloriosamente en Maipú. Se puede entender el abatimiento en ese caso.
    Acá luego de la escaramuza tipo RAMBO que protagoniza San Martín, al no ver llegar a horario a su ejército pierde completamente el control. No parece que a un tipo como San Martín le pudiera pasar algo así.
    Por otra parte San Martín sí pelea al frente de sus granaderos en Chacabuco para salvar la situación ante el descalabro provocado por O'Higgins, eso no queda para nada claro. Después se ve discutir a Soler y a O´Higgins y nadie sabe porque. Al fin de la batalla para rematarla San Martín grita como si estuviera en la cancha en una actitud esperable en un jefe galo del siglo II AdC o en un militante del PO, pero no en un General del siglo XIX formado en una estricta disciplina militar.
    El tema del amanuense Corvalán, que no existió en la vida real, es un recurso excelente una muy buena idea, como el descubrirlo viejito solo. (Como a don Eufrasio Videla que sí existió).
    El problema aquí no son los recursos utilizados para el relato, ni el destacar a los paisanos morenos, trigueños o blancos que San Martín convirtió en soldados disciplinados y aguerridos. Eso hubiera sido altamente meritorio si no se vislumbrara claramente una visión disgregadora que pretende romper con nuestras mas profundas raices históricas que abrevan en los tehuelches, los guaraníes, los huarpes, los morenos, etc. y posteriormente en los inmigrantes italianos, gallegos, judios de todas partes, pero también en España y en la Fe Católica.
    Me parece que esa visión que odia a España y a la fe en Cristo, que Sarmiento plasmó en su Facundo desde la epoca de los salvajes unitarios, sigue presente en todos aquellos que, apoyándose en los grandes movimientos nacionales, los usan únicamente de "aparato electoral" para imponer formas de ver la vida extrañas a la que tuvieron nuestros antepasados, entre ellos San Martín.
    Los olvidos de esta película son muchos y muy significativos. Ciertamente no se puede poner todo, pero se elige mostrar algo que se considera mas importante. En este caso, creo yo, han elegido no tanto mostrar la hazaña de San Martín, sino utilizarla para unirla a las guerras revolucionarias de ideología socialista mostrándolas como una continuidad de la obra de los Libertadores.
    Pero mas acá de todo esto, la película me pareció un BODRIO, y eso que he visto algunas películas malintencionadas, pero bien hechas.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. Me animo a recomendarle fervientemente la magistral obra de Mitre, la historia de san martin y la emancipación americana. Allí nos cuenta que el dia del combate en Chacabuco San Martin sufría de un ataque reumático "era su cabeza la que combatía" dice Mitre. También se relata el incidente entre Soler y O`Higgins donde casi se van a las manos porque el brigadier chileno se apresura en ordenar la carga. San Martín decide entonces mandar a Soler a Buenos Aires para apaciguar los ánimos.
    San Martín no odia a los españoles ni reniega de la fe cristiana, combate contra al absolutismo y a sus representantes (el rey y el Papa). Los realistas no eran sólo españoles. De hecho en Mendoza los españoles apenas superaban la centena. El único regimiento integrado exclusivamente por españoles era el temido "Talavera". Al resto de las milicias realistas la conformaban chilenos que adherían a la causa del rey.
    Que la pelicula le parezca un BODRIO está muy bien, es su opinión. Pero que se la considere un aparato electoral y se utilice para justificar las guerras revolucionarias de ideología socialista es sòlo un prejuicio. Gracias por dispensar su tiempo en discutir tan apasionantes temas.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Anónimo:
    Lamento haberme expresado tan mal, responderé en el orden en que Ud. realiza sus comentarios.
    1) La obra de Mitre la adquirí con dineros ahorrados para ese fin hace ya 43 años, cuando tenía 12, en una librería de la calle Pedro Goyena cerca de Av.La Plata. Aún está en mi biblioteca y fue devorada apasionadamente al principio, luego fui conociendo mas a San Martín… y a Mitre… Con el tiempo fue releida muchas veces.
    2) Justamente he señalado la circunstancia del apresurado ataque del chileno y si bien en la película se puede apreciar la discusión entre Soler y O’Higgins, una persona que no conozca la circunstancia no entenderá la razón de la pelea de esos dos generales. Además si bien parece que hay quien lo cuestiona, es opinión bastante generalizada que San Martín cargó al frente de su escolta en Chacabuco. Esa es una acción que podría considerarse una irresponsabilidad en un General en Jefe pero, dada la urgencia de la situación, es justificable. Otro tema es la escaramuza que muestra la película en la que San Martín se arrastra por el terreno, esgrime dos pistolas una en cada mano y pelea contra unos realistas escondidos entre la maleza. Eso, me parece no aporta nada y mas bien confunde el papel que hubo de desempeñar San Martín, ante todo un estratega y en la necesidad, un táctico.
    3) Yo NO dije que San Martín odiara a los españoles y renegara de su fe católica TODO LO CONTRARIO. Lo que digo es que quienes han pensado los contenidos de esta película, así como lo ha hecho en el pasado Sarmiento y otros de su pelaje, odian la antigua tradición española y la Fe católica. La odian culturalmente, no me atrevo a decir que también reniegan personalmente de su fe, o si conservan o no algun tipo de creencia religiosa.
    4) De ninguna manera he dicho que la película sea un “aparato electoral”, he dicho que la vision de nuestro país de pensadores como Sarmiento tal como la plasmó en su obra Facundo, sigue presente en todos aquellos que, apoyándose hoy en los grandes movimientos nacionales, los usan únicamente de "aparato electoral" para imponer formas de ver la vida extrañas a la que tuvieron los fundadores de dichos movimientos y nuestros antepasados, entre ellos San Martín.
    5) Tampoco he dicho que mediante esta película se pretenda justificar las guerras revolucionarias sufridas en iberoamérica en el siglo XX. Pienso, o si Ud. prefiere malicio, que esta película contribuye a “preparar el camino” para ir armando un relato histórico en el que la obra del terrorismo revolucionario resulte ser la continuación de la obra de los Libertadores.
    6) Retiro lo de BODRIO, estuve mal con esa expresión. Yo no soy crítico de cine ni mucho menos. Pero no me gustó. Me causó mucha pena, sobre todo pensando en lo que pudo ser y no fue. A punto tal que hoy me parece mucho mejor en todo sentido el Santo de la Espada y ni que hablar de La Guerra Gaucha. Cada una en su época y con los recursos que se disponían entonces, expresan mucho mejor el sentir criollo durante la guerra de la independencia y la entrega hasta el sacrificio de la vida por amor a la Patria.

    Le agradezco la oportunidad de compartir estas reflexiones, espero no horrorizarlo demasiado.

    ResponderEliminar
  5. Loco, chorreas una ideología vetusta y bastante fea...

    ResponderEliminar
  6. Y sí, vetusta es, tan vetusta como la Patria y si no te gusta tu Patria, es fea claro está. Pero hay que reconocer que se trata de un comentario evocador de años juveniles, los 70, cuando estudiaba en la Universidad de La Plata Saluti

    ResponderEliminar
  7. Después de leer todo tu texto y los comentarios, no me extraña la evocación nostálgica que hacés de "El santo de la espada", película verdaderamente insoportable, penosamente censurada por las tijeras de Onganía, al que supongo tendrás entre tus referentes Cristianos, Patrióticos, como un gran luchador contra el "terrorismo revolucionario".

    ResponderEliminar
  8. No, no pienso así del Grl.Onganía, aunque por entonces muchos tuvieron esperanzas en él. Hoy para nuestra "intelligenza", es casi una figura ridícula, ¡claro! todos somos piolas después que los acontecimientos ya sucedieron.
    Por entonces era chico pero no se me escapaba que habia grandes intereses económicos que contribuyeron a derribar el gobierno radical, además la figura de Illia con los años me fue resultando atractiva. En ese momento no lo sabía pero después pude ver que, como siempre no eramos dueños de nuestro destino, y que estabamos inmersos en el marco de la Guerra Fria que habia llegado a nuestra Patria con su expresión mas violenta: la guerrilla terrorista. Ni entonces ni después estuvimos preparados y no supimos enfrentarla adecuadamente. Con respecto al Santo de la Espada, a mi también en su momento no me pareció una buena película, pero comparádola con Revolución hoy me parece una maravilla. Aunque no te preocupes Pichuco, mi propia esposa usa Revolución para dar clases, así que como verás mi prédica no tiene mayores alcances. Y después de todo lo de Revolución es significativo pero es solo un pequeñísima parte de un todo mucho mas grave y hoy solo me queda contemplar el acabado cumplimiento de las palabras de Discépolo en Cambalache: "...los inmorales nos han igualao". Saluti

    ResponderEliminar
  9. No solo tenés una historia de salón en tu acervo cultural, sino que no sabés mirar cine no reconocer trabajo de dirección, preparación actoral, ni investigación histórica. Nadie dijo, además, que el "papa" (con minúscula desde luego para cualquier enemigo de la maldita iglesia católica, con minúscula otra vez, que nada tiene de cristiana), iba al frente de las tropas realistas: solo se nombra el hecho histórico de que el "papa" apoyó, como siempre, los reinos de Europa por espureos intereses económicos y políticos. Recordar que la "Ecclesia romana non esse sanctam, est ecclesia diaboli et docrtina demoniorum".

    ResponderEliminar
  10. De todas maneras, el debate siempre es interesante, así que su crítica sirve para mantener viva la llama de la investigación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, no tengo formación sistemática en historia, no soy crítico de cine y sólo estudié, desganadamente, tres años de latín en el secundario. No obstante creo que, aun con esas importantes carencias, lo dicho sigue siendo válido, aunque muestre la hilacha en el modo de decirlo.
      Un detalle, tengo claro que en la película no se dice eso del papa, al decir en mi comentario "encabezadas" no quise decir que lo hiciera personalmente.
      Lamento que se presente como un enemigo de la Iglesia, no es incomprensible dado su rostro opacado por las tinieblas del pecado. Mirando con ojos mundanos nomás, se puede ver que en todas las épocas ha habido pecado en el seno de la Iglesia, pero también han habido hombres y mujeres que que le han presentado al mundo el rostro de Jesús y nos muestran con sus vidas que la Iglesia es la barca de Pedro, la nave que nos lleva al Puerto Seguro.

      Eliminar
  11. Leo tu texto y le comento a mi señora: "¡este tipo me escuchó o es mi gemelo!". Impecable tu crítica. Afortunadamente tengo testigos que yo hice una exactamente igual. Agrego algo (poco importante pero visible): pésima la ambientación, pésimo el vestuario, pero también pésimo la cuestión de las costumbres de época, ya que, por ejemplo, muestran paisanos con chiripá y calzoncillo cribado pero sin cuchillo a la cintura. Quienes nos hemos criado mamando nuestra cultura de raíces ecuestres sabemos que eso era y es impensado. Finalmente, al igual que pasó con otras películas, por ejemplo "Un lugar en el mundo" (también vi un film distinto que los críticos), cuando los porteños representando personajes del interior la patinada es grande. A diferencia de "Las aguas bajan turbias", "Los isleños", "La guerra gaucha", podríamos llegar hasta “La forestal”, “La Patagonia rebelde”, inclusive “Sin pena ni gloria “entre otras, donde la brecha cultural todavía no era tan profunda, no solo la comprensión de la problemática a abordar era profunda, sino que todo lo que hace a ambientación, etc. estaba muy logrado. Ver un porteño haciendo "El hijo de la novia", "El secreto de tus ojos", etc. es un lujo. Pero ver a la mayoría de esos porteños haciendo personajes del interior, hoy es patético. El que crea que un paisano es introspectivo, intelectualmente reservado y otros tantos estereotipos que se usan en la capi para representarlos, lo más cerca que estuvo de un hombre de raíces rurales del interior fue leyendo Martín Fierro en una biblioteca. Un abrazo y muy bueno lo tuyo.

    ResponderEliminar
  12. Aclaro que cuando digo compartir sus dichos, me refiero exclusivamente a la crítica cinematográfica. La cuestión ideológica creo que pertenece al campo subjetivo y no hace a la calidad de la película.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias anónimo por tomarse el trabajo de leer mis desordenados pensamientos y los comentarios posteriores que mas o menos los aclaran un poco. Entiendo su aclaración posterior para no rodar en las vizcacheras de mis posiciones políticamente tan incorrectas. Un saludo paisano.

      Eliminar