Seguidores

sábado, 16 de junio de 2012

María Teresa I de Austria y la Guerra de los Siete Años

Con motivo de las vistosas fotos de figuras en 28 mm de tropas austriacas de la Guerra de los Siete Años enviadas por Marcelo, he creido oportuno publicar una brevísima biografía de la Emperatriz María Teresa, archiduquesa y soberana de Austria, Hungría, Bohemia y Croacia, duquesa de Mantua, Milán, Galitzia y Lodomeria, Parma y los Países Bajos Austriacos desde1740 hasta su muerte, y por su matrimonio con Francisco I, fue también emperatriz consorte del Sacro Imperio Romano Germánico, duquesa de Lorena y gran duquesa de Toscana

María Teresa dirigió hábilmente la guerra, salvaguardando el grueso de sus estados (salvo la anexión prusiana de Silesia) y asegurando la Corona imperial para su esposo, Francisco I (1745-65); con ello consolidó la unidad del Imperio Austriaco y conservó para éste el rango de gran potencia.

Guerra de los Siete Años
La invasión de Sajonia por parte de Federico de Prusia en agosto de 1756 supuso el inicio de la Guerra de los Siete Años. Dado que María Teresa y su canciller deseaban recuperar Silesia, se aliaron con Francia y Rusia mientras Gran Bretaña hacía lo propio con Prusia y Portugal. En América, los franceses no tuvieron la oportunidad de fortalecer las defensas de Nueva Francia y los británicos capturaron fácilmente  Luisburgo en 1758 y conquistaron toda la provincia.
Federico, rey de Prusia y genio militar de la época, fue sorprendido en Lobositz, siendo derrotado por los austríacos bajo el mando de Maximilian Ulysses Reichsgraf von Browne pero el Mariscal von Browne  fue sustituido tras la batalla de Lobositz por Carlos Alejandro de Lorena, cuñado de María Teresa. 

Batalla de Kolin
Los austriacos bajo el mando de Leopold Joseph Graf von Daun lograron la decisiva victoria de Kolin en la cual derrotaron nuevamente a Federico de Prusia, quien debió abandonar el campo antes de la finalización de la batalla perdiendo gran parte de su ejército. No obstante el mando del ejército continuó en manos de Carlos de Lorena.
Por su parte, Francia, que se había asegurado en 1757 la neutralidad de Gran Bretaña y Hannover durante el resto del conflicto, fue derrotada en enero el año siguiente. En junio de 1758, los franceses sufrieron una derrota aplastante en la batalla de Krefeld y se retiraron del Rin.
En 1759, las negociaciones de paz en La Haya fueron infructuosas. Francia y Austria se recuperaron de sus derrotas hasta que, en 1762, la zarina Isabel I de Rusia murió. Su sucesor, el zar Pedro III, era un gran admirador del Federico, el rey prusiano, y retiró el apoyo ruso a la coalición francesa. Prusia empezó a expulsar a los austriacos de Sajonia y a los franceses de Hesse-Kassel. Temiendo una invasión de Austria y Francia por parte de Federico, capitularon. Los tratados de paz de Hubertusburgo y de París contenían pesadas exigencias en relación a Francia que tuvo que abandonar la mayor parte de sus colonias americanas. Austria, sin embargo, volvió al status quo prebélico

No hay comentarios:

Publicar un comentario