Seguidores

jueves, 4 de abril de 2013

Las calles de Buenos Ayres a principios del siglo XIX

El Prof. Marcelo Molina, un amigo coleccionista y modelista  que me está secundando en este proyecto loco de recrear la campaña de los ingleses al Río de la Plata en 1807, me ha estimulado a averiguar  sobre el empedrado de Buenos Aires por entonces. Acá van algunos datos sobre las calles del Buenos Aires virreinal que pude encontrar. 
Parece que en 1780, durante el gobierno del virrey Juan José de Vértiz y Salcedo, se empedró la primer cuadra: Bolívar entre H. Yrigoyen y A. Alsina,  con piedras traídas de la isla Martín García. Posteriormente Pedro Melo de Portugal y Villena, virrey entre 1795 y 1797,  reglamentó el abasto de agua a la población y el empedrado de las calles. 
Antiguo empedrado de Buenos Ayres,
descubierto recientemente
En 1790 se empedró Santísima Trinidad, hoy Bolívar, desde la calle del Cabildo (H. Yrigoyen) hasta San Carlos, (Alsina).  La calle San José (Florida) fue también una de las primeras en ser empedradas.  Por otra parte se dispusieron pasos de piedra en las esquinas. 
No fue fácil este trabajo ya que Buenos Aires no contaba con suelo rocoso y las piedras se trajeron desde Colonia de Sacramento en la Banda Oriental, se las cortaba sin darle una forma pareja y el empedrado se realizaba de modo tal de darle al mismo una ligera curvatura hacia sus bordes, algunas calles incluso tuvieron un canal central para el escurrimiento del agua, como aún se ve en la ciudad antigua de Colonia.
A fin de mejorar la situación y evitar que los carruajes dañaran aún más las calles se prohibió el tránsito de carretas entre el Zanjón del Sur y el del Medio, a excepción del camino del Riachuelo de los Navíos.
También se tomaron medidas para nivelar las calles y para establecer la dirección de los desagües. Se ubicó el centro de la Plaza Mayor y desde allí se determinó el declive de las calles hacia el sur y hacia el norte.
El virrey Gabriel de Avilés y Fierro que ocupó el cargo entre 1799 y 1801, a fin de impulsar las obras de empedrado y cuidado de las calles implantó una serie de impuestos y contribuciones. Al comienzo de su gobierno se hallaban empedradas 18 cuadras, al finalizar había 32, además, se construyeron veredas indispensables para la seguridad de los transeúntes.
Esquina a principios del siglo XIX donde se aprecian las veredas
Por todo esto el orden edilicio mejoró, el aumento poblacional hizo que los terrenos se subdividieran en más parcelas y las casas comenzaron a edificarse unas junto a otras.           
A principios del siglo XVIII los nombres de las calles eran los del vecino más encumbrado. En 1774 se los cambiaron por nombres de Santos, y se escribieron con pincel sobre las paredes blanqueadas. Pero luego de las Invasiones inglesas muchas calles, nuevamente mudaron sus nombres e inclusive existió la costumbre de poner nombres de personas que aún vivían y que habían actuado en la vida pública en esa época. Se cambió el nombre de cuarenta y dos calles. Casi todos los nuevos nombres correspondieron a personas que actuaron durante la defensa o la reconquista de la ciudad contra el ataque inglés.
A la calle llamada hoy Carlos Calvo se la llamó Benito Iglesia; a Independencia, Juan Capdevila; a Alsina Martín de Álzaga; a Venezuela, Manuel Ortíz Basualdo y a la actual Reconquista, se la llamó Santiago de Liniers.
Las plazas de entonces eran espacios abiertos, como la Plaza Mayor que sufrirá varios cambios. En 1802 o 1803 se construyó un edificio, la Recova, que la dividió en dos, la de la Victoria, nombre usado después de las invasiones inglesas, y la del Fuerte.
La Recova que dividía en dos a la Plaza Mayor
La plaza de Monserrat estuvo instalada en terrenos donados por vecinos en 1770. Ocupó la mitad de la manzana situada en las actuales calles Belgrano, B. de Irigoyen, Moreno y Lima. Allí funcionó desde 1791 hasta 1799 la Plaza de Toros.
En 1806 la Plaza de Monserrat cambió su nombre para convertirse en el Hueco de la Fidelidad. Algunas plazoletas desaparecieron como la de San Nicolás, que fue sustituida por la Amarita entre las actuales calles Sarmiento, C.Pellegrini, Perón y Carabelas.

Fuentes
Las mil y una curiosidades de Buenos Aires  A.   Zigiotto, Diego M. Editorial: NORMA
Revista de Buenos Aires Tomo XVI - Imprenta de Mayo- Buenos Aires 1868

2 comentarios:

  1. Hola Carlos
    I enjoyed the article on the streets of Buenos Aires during the British Invasions. Excellent research by your friend and presentation. Thank you!
    I also enjoyed seeing the game with Federico and his friends. It reminded me of my teen years gaming with my friends in the 1970s.
    Saludos,
    John

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks for your kind comments!
      Regards
      Carlos

      Eliminar