Seguidores

miércoles, 4 de marzo de 2015

Guapo Cunumí

Combate de Tacuarí- 9 de marzo de 1811
El 27 de julio de 1810 el gobierno de Buenos Aires recibió un oficio firmado por el gobernador del Paraguay, Bernardo Luis de Velazco, donde comunicaba su desconocimiento de la Junta y su acatamiento al Consejo de Regencia de España. El gobierno porteño reaccionó resolviéndose a enviar al Guayrá una expedición militar, la que fue puesta a las órdenes del general Manuel Belgrano con la misión de tornar la provincia a la obediencia.
Luego de varios combates desfavorables a la fuerzas de Belgrano, el 9 de marzo de 1811, las fuerzas de Velazco, lo atacaron en Tacuarí desde tres direcciones diferentes.
A una intimación de rendición Belgrano contestó hidalgamente que “las armas del Rey no se rinden en vuestras manos, dígale Ud. a su Jefe que avance a quitarlas cuando guste”
Los paraguayos que se habían detenido en su movimiento y permanecían en los lugares alcanzados a la espera del regreso del parlamentario, en cuanto tomaron conocimiento de la arrogante y digna respuesta reiniciaron el movimiento hacia las fuerzas patriotas.
Rápidamente el Gral. Belgrano ordenó un contraataque que por lo inesperado y sorpresivo llenó de entusiasmo el espíritu de los soldados.  La infantería y la caballería marchaban guiadas por el capitán Pedro Ibáñez, quien marchaba al frente.  Al entrar al alcance de las armas de infantería, Belgrano ordenó a Ibáñez que atacase con su infantería.  Los infantes eran “dignos de recibir aquella orden”, de inmediato empezaron a ejecutar un fuego nutrido, el que, haciendo primero clarear las filas paraguayas, determinó luego que éstas se dispersen escondiéndose en el monte, y abandonando sus cañones.
Así terminó la acción de Tacuarí y con ella la campaña de Paraguay.  Si bien como Belgrano escribiese a la Junta, no había logrado “conquistar” al Guayrá rebelde, había salvado el honor de nuestras armas pese a las derrotas, como así también conseguido parcialmente, en negociaciones posteriores a Tacuarí, el objetivo político que se buscaba con la Campaña del Paraguay.
Esta polca recuerda a Pedro Ríos un joven de 12 años, que fue aceptado en el ejército para acompañar al Comandante Celestino Vidal que tenía disminuida la visión y oficiar de tambor de órdenes.
Durante el combate de Tacuarí, Pedro entrego su vida por la Patria dejando un ejemplo de la bravura y generosidad de los correntinos a todos los argentinos.

Guapo Cunumí - polca
Letra: Nélida Zenón - Música: Luis Ferreyra
Es la historia que te nombra
tapecito correntino
que batías en el parche
del tambor de Tacuarí...
Y las voces de mi río
se entrelazan cristalinas
cuando juntas forman coro
por cantarte en guaraní.
 Yo me inclino ante tu frente
que ceñida de laureles
vivirá como estandarte
en la heroica Taragüí.
Y tu raza de valientes
quedará siempre grabada
en redobles inmortales
del tambor de Tacuarí.
En el Litoral estás en la luz
del canto inmortal,
en la estela blanca de mi Paraná.
El viejo acordeón que suena a clarín
te irá repitiendo
guapo cunumí, nunca morirás
raza guaraní.
La polca deriva directamente del minueto, con una introducción que prepara la entrada del tema y una coda que sirve de final a la obra, se toca con tuba, contrabajo, clarinete, acordeón y algunos con tambores. En compás de 2/4 (dos por cuatro) y tempo rápido, se baila con pasos laterales del tipo "paso", "cierra", paso, "salto" y evoluciones rápidas, motivo por el que se hizo muy popular en Europa y América. En la Argentina existen 3 variedades de polca: la polca que se toca en el centro de país, la polca correntina y la polquita rural (del Litoral argentino).
Este tema es una polca correntina, más lenta que la polca original que en el siglo XIX se tocaba con arpa pero ya a principios del siglo XX esta fue sustituida casi completamente por el acordeón. Es similar al chamamé, aunque este último es un poco más lento y cadencioso.

Monumento a Pedro Ríos, el Tambor de Tacuarí, se encuentra
en la plaza Juan Manuel de Rosas de la ciudad de La Plata
Palabras en guarani usadas en esta polca:
Cunumí: en guaraní quiere decir niño, aunque literalmente seria "pequeña ternura"
Tapecito: diminutivo de tape, persona que conserva los rasgos de los guaraníes que habitaban la reducción jesuítica de Santo Tomé Apóstol en las Misiones.
Tapa de un viejo cuaderno escolar
Cuando yo era chico todos usábamos este cuaderno, y por supuesto conocíamos muy bien la historia del Tamborcito de Tacuarí, hoy mi hijo menor que termina la escuela primaria y el del medio que termina la secundaria, jamás han oído nada ni tienen idea de "que es eso", así me lo acaban de decir.

2 comentarios:

  1. La musique du tambour va résonner dans ma tête toute la journée! Bel article, et un superbe tableau initial, j'aime beaucoup!
    Salutations de France...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Phil, merci beaucoup d'avoir pris le temps de visiter ce blog et pour vos mots toujours très aimable. Quand je suis allé à l'école connaissions tous bien cette histoire de petit tambour, mais aujourd'hui, sauf dans la province de Corrientes, aucun étudiant ne sait. En outre, la date du 9 Mars a disparu du calendrier des événements de l'école. Donc, je voulais l'inclure avec polka rappelle le jeune héros. Salutations de l'extrême sud. Carlos

      Eliminar